HOMBRES EN HUELGA 馃懆‍馃殌

That's one small step for a man, one giant leap for mankind.

― Neil Alden Armstrong, first man on the Moon Apollo 11 mission

Un hombre deber铆a tener algo m谩s importante que hacer, que conformarse con lo que pretenden que seamos hoy en d铆a. Los hombres siempre han sido pioneros, han sido los primeros en jugarse la vida por defender, por salvar, por avanzar y por la supervivencia de los suyos. Hoy eso parece que ha dejado de importar. Parece que quieren borrar la historia, invisibilizar a la mitad de la poblaci贸n, demonizando todo lo masculino, con el fin de desplazar lo bueno y lo grande, que las manos del hombre, su inteligencia, su voluntad de lograr objetivos y alcanzar metas, no solamente por ellos, sino por todos, han hecho por la humanidad.

Todos estar铆amos m谩s c贸modos en nuestra casa sin que nadie nos moleste, dedic谩ndonos a lo nuestro: a nuestros proyectos, a nuestras aficiones, al deporte, a los negocios, a lo que nos d茅 la real gana… pero, cuando tenemos que hacer algo, lo hacemos. Y no siempre podemos elegir, tenemos que hacerlo y punto. Eso es lo que no parecen querer entender, las personas que pretenden borrarlo todo para quedarse con el fruto del trabajo del hombre, sin haberlo trabajado antes y sin haberlo ganado. No es m谩s que una competencia desleal por los recursos, por quedarse con aquello, que no han sabido ganar por s铆 mismas.

Porque resulta, que a ganar por nosotros mismos, lo que hemos trabajado sin que nos lo regale nadie, algunas lo llaman privilegios. ¿Privilegios? ¿en serio? Trabajar y desgastarte, por ti y por los tuyos lo llaman privilegio… Cuando digo desgastarnos, soy literal: los hombres tenemos menos esperanza de vida. Yo lo llamar铆a responsabilidad. Claro, alguien que no quiere jugarse nada, porque no se atreve o porque no se ve con capacidad, lo llama privilegio: eso no es m谩s que el reflejo de un profundo complejo de inferioridad, que pretende tener un lugar, en un mundo donde si quieres algo, tienes que luchar por ello. Y no todos, est谩n dispuestos a luchar por lo que quieren, pero en cambio, pretenden obtenerlo por otras v铆as. 


Se supone que somos hombres malos, si somos capaces de conseguir cosas por nosotros mismos, lograr objetivos y alcanzar metas, porque tenemos la capacidad para ello. ¿Eso es ser un hombre malo? Y se supone que somos hombres buenos, si renunciamos a lo conseguido con nuestro trabajo, y lo regalamos o lo cedemos libremente o no, sin que se valore, teniendo poco m谩s que una respuesta basada en el desprecio a todo lo masculino. Vaya, para que te llamen hombre bueno o aliado, debes lo primero de todo asumir una culpa hist贸rica, sentir desprecio por lo que eres y adem谩s quedarte sin nada. ¿De verdad es eso lo que nos espera? Yo, me declaro en huelga.

Y me declaro en huelga, no de trabajo, ni de responsabilidades… me declaro en huelga de todo lo que no signifique vivir solamente para m铆. Para dejar de participar en un sistema que pretende robarme mi esfuerzo, mis derechos y el fruto de mi trabajo, a trav茅s de una relaci贸n, a trav茅s de las leyes y a trav茅s de una dictadura pol铆ticamente correcta que invisibiliza cualquier elemento positivo que yo pueda aportar a esta sociedad, a una mujer, a una familia, a un trabajo, a un proyecto, o a una responsabilidad p煤blica. Yo no voy a regalar mi parte, ni la voy a partir por la mitad: ser茅 solidario con quien yo quiera serlo, si es que quiero serlo, porque est谩 en mi libertad elegir dar o no dar. El expolio al var贸n no es justicia social.


Si no se nos valora socialmente, si legalmente no se nos considera iguales, y no solo esto… sino que se nos desprecia en una asimetr铆a continua de derechos y obligaciones ¿Para qu茅 narices vamos a sostener este sistema que nos condena, por el mero hecho de ser hombres? ¿para qu茅? Yo no quiero participar de un sistema que me condena y relega a un segundo plano. No he hecho nada para mercer un trato discriminatorio, no disfruto de ning煤n privilegio. ¿Lo has hecho t煤? Si todo lo que hacemos no sirve, y un hombre es lo que hace ¿entonces para que seguir haciendo? Si hacemos algo que sea para nosotros, y que seamos nosotros lo que lo disfruten, que para eso lo trabajamos. Ni si quiera necesitamos discutir o crear confrontaci贸n, solamente debemos pensar en nosotros. No somos nosotros quienes est谩n partiendo el mundo por la mitad.

A base de repetir que el var贸n blanco heterosexual es el mal en el mundo, que siempre lo ha sido, y que adem谩s, debemos estar continuamente pagando por ello, es algo que pretenden hacerlo verdad en la conciencia colectiva. Y si este es el tablero de juego que se nos impone, la 煤nica forma que tenemos de ganar es no jugar. Las normas del juego est谩n programadas, para que si eres hombre pierdas, independientemente cuales sean tus opciones y tus decisiones. Vas a terminar siempre en la casilla de la calavera. No te comprometas, no firmes nada que te pueda comprometer, no hagas nada que no sea para ti o que no desees hacer. Recuerda: no le debes nada a nadie.

Comentarios

LO M脕S LE脥DO 馃攷