EL CÓDIGO DE LA MATRIX: MÁS ALLÁ DEL LENGUAJE👨‍💻

Como bien has dicho, el problema es la elección. Pero ambos ya sabemos qué vas a hacer ¿verdad? Puedo notar ese proceso en cadena…

― El Arquitecto, Matrix Reloaded


Me estaba dando una vuelta por una red social profesional, y me estaba dando cuenta de todo el miedo que nos da el cambio. Viendo como ciertos mercados se aferran a los despojos, tratándose de adaptar a lo inadaptable, para guardar las apariencias, bajo una falsa promesa de que todo va a seguir igual. ¿Resiliencia? Por favor, basta ya de basura.

LA PERVERSIÓN DEL LENGUAJE


Te pintan como una ventaja adaptativa, un concepto de origen tóxico, porque se trata de una respuesta reactiva a una situación, que ha dejado en la más absoluta indefensión a demasiadas personas, que lo único que querían era llevar una vida normal. Te rompen la baraja y encima, les des las gracias, porque supuestamente te están salvando la vida.


Digamos que la resiliencia, es un concepto que se ha puesto muy de moda en el marketing corporativo, que da a entender que puedes tragarte toda la mierda que te echen sin chistar, adaptándose al mercado, sin cuestionar por un solo momento, la naturaleza o el origen del cambio, por el que se nos fuerza a pasar queramos o no. Es algo así como “cállate y arrea”.

Y lejos de considerarme un animador de causas perdidas o discursos estériles, lo que veo es que nadie, al menos a simple vista, se plantea una estrategia fuera del marco en forma de tablero de ajedrez trucado y con leyes tramposas, que hacen insostenible la propia dinámica del juego, ya que quién impone las normas, no las cumple para sí mismo.

Esta asimetría, debería ser suficiente para hacernos despertar ante la inconsistencia, de todas aquellas estructuras jerarquizadas y aparatos de autoridad ficticia, que solamente están puestos ahí, para hacernos perder el tiempo, haciéndonos trabajar en círculos sin ver más allá, de un marco de referencia que nos condena al fracaso, solamente si lo seguimos.

EL LENGUAJE ES UN CÓDIGO DE PROGRAMACIÓN


Si te das cuenta del poder que tiene el lenguaje, para reconducir y direccionar las mentes a través del valor le damos a las palabras, quizás empieces a pensarte dos veces, el adoptar un concepto para ti mismo, por el mero hecho de que todo el mundo lo utiliza. Deberíamos plantearnos al menos ¿de dónde sale todo esto que nos encamina al conformismo?


Al menos eso, aunque en esta cárcel de dualidad, de la que solo se puede escapar contemplando el escenario desde arriba, puedes llegar a aprovecharte de la polaridad en ciertos momentos, cuando está se torne hacia tus intereses, siempre y cuando no te conviertas en un peón más del tablero, porque cada cambio tiene también su contrapartida.

Ese conformismo, ha dejado ya de ser una simple cuestión de actitud, ya que en esta Matrix multinivel, todo lo que ates o desates en esta realidad, tiene unas implicaciones y unas consecuencias en niveles que no llegamos a percibir, con nuestros cinco sentidos. Que no puedas ver algo con los ojos, no quiere decir que no te afecte.

Quizás sin saberlo, o mejor dicho, sin percibirlo, no solamente te estés cerrando puertas en este plano a un nivel personal, sino contribuyendo a la continuidad de los obstáculos anclados fuera de nuestra percepción ordinaria, cuyo reflejo en nuestra línea de tiempo, depende, de nuestro poder creador y de manifestación. Y no me refiero a una manifestación en la calle, si no a crear realidad.

LOS RIESGOS DE ACEPTAR CONCEPTOS TÓXICOS PARA LA MENTE Y EL ALMA


No planteárselo es peligroso, porque estarás cambiando tu programación en favor de los dueños de la Matrix, aceptando conceptos diseñados para someter la mente de todo aquel que los acepte e interiorice. De forma que si has de emplearlos alguna vez, lo hagas única y exclusivamente a conveniencia, con plena consciencia de estar jugando en una dualidad.


Va mucho más allá, de escoger las palabras con las que te expresas, o decretar con más conciencia de lo que estás diciendo. Porque al igual que un lenguaje de programación, que al ejecutarse reproduce un escenario, el lenguaje afecta a la forma en la que percibimos la realidad, porque es capaz de moldear nuestro pensamiento.

¿Recuerdas la cita célebre, de Máximo Décimo Meridio en Gladiator? Lo que hacemos en esta vida, tiene su eco en la eternidad. Es una forma poética de decirlo, pero como es arriba es abajo y al revés, uno de los principios herméticos, que conforman la arquitectura de la Matrix y que fue enunciado como uno de los axiomas de la realidad, atribuidos a Hermes Trismegisto. Programación, mucho antes del inicio de lo que conocemos por civilización.

Mientras pienso, escribo y te hablo, estoy creando realidad, no solo con estas palabras, sino que en alguna parte todo esto que te estoy diciendo es tan sólido como el granito. Y de igual forma, tú con tus pensamientos, tus actos, tus palabras y lo que saques, estarás construyendo esta línea de tiempo, fuera de la simple vista, vete tú a saber hasta qué nivel.

LA MATRIX NACE DE UN LENGUAJE QUE SE REFLEJA EN UN CÓDIGO FUENTE


Y este código fuente es lo que entendemos como el tejido de la realidad, fruto de un lenguaje de programación traducido como axiomas herméticos, te ha constituido los pilares de esta Matrix en la tercera dimensión y en todas aquellas n-dimensiones, para las cuales no tenemos percepción directa. Es por ello que las palabras, son mucho más que palabras.


No da igual, porque lo que entra por el entendimiento, afecta a la mente, y si afecta a la mente, es la puerta de entrada para condicionarnos en esta tercera dimensión, a repetir una y otra vez el ciclo. Un ciclo de reencarnación sometido bajo el parámetro tiempo, impuesto como factor limitante en esta realidad, para limitar nuestro aprendizaje y que no descubramos nuestra esencia álmica, la cual tenemos velada como condición de acceso.

Una condición álmica por reaprender, porque en realidad nunca fue ni restringida ni arrebatada, porque es algo que forma parte de nuestra propia naturaleza. El poder de la palabra es real, aunque no lo creemos así, porque no somos capaces de percibir los frutos de nuestros pensamientos, en el tiempo inmediato. ¿Sabes una cosa? El alma es atemporal.

Y esta es la razón por la cual, nosotros tenemos prisa, tenemos miedo y se nos fuerza a valorar el tiempo, como un valor de no retorno. porque al estar nuestra condición álmica tras el velo, creemos que no hay más esencia que la material, cuando lo material, no es más que el reflejo condensado en esta tercera dimensión, de la palabra, del código y de nuestro poder creador, atribuido a lo que llamamos naturaleza, siendo en realidad una proyección de la mente demiúrgica.

Si quieres salir de esta Matrix, y no hacerle perder más tiempo a tu alma y a su eterna paciencia, empieza por tomar consciencia de las palabras que utilizas, el para qué las utilizas, y calibra si tus pensamientos, son realmente tuyos, o han sido inducidos, a través de la perversión del lenguaje, tratando de alterar el código de tu realidad.

Tú eres generador de tu propio código, eres creador de realidad.

Somos antihéroes en un mundo que ha dejado de creer en los hombres buenos.

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, me gusta mucho cómo lo plasmas. Gracias y enhorabuena por tu gran trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y por el apoyo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo en el tema de la invención de palabras para manipular a la gente. La RAE en los consejos de estado de España: https://www.meneame.net/m/Meneantes/atencion-conspiranoico-esto-interesa Otras afirmaciones del artículo son discutibles en mi opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y por el contraste. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

El mundo no va a cambiar por lo que vayas a decir ahora, créeme... pero si crees que merece la pena y debes decirlo ¡adelante! Es tu decisión.

LO MÁS LEÍDO 🔎