TODO ESTÁ EN TI: ENERGÍA, FRECUENCIA Y VIBRACIÓN 📡

Everything in this world is magic, except for the magician.

— Dr. Ford, WestWorld


Cuando hablamos del poder de la mente, parece que no terminamos de salir del terreno de la ciencia ficción. Sigue pareciendo algo extraño, ficticio e inalcanzable.

¿DE QUÉ ESTAMOS HECHOS?


De igual manera que si te digo que somos energía pura, muy probablemente venga a tu mente, la imagen de algún anuncio comercial orientado a vendernos, algo relacionado con el deporte o la alimentación.


Vemos estos conceptos como abstractos o lejanos a nuestra realidad, porque nadie nos ha enseñado antes a conocernos a nosotros mismos, y a saber con más exactitud, de qué estamos realmente hechos.

Hablando de nuestro propio cuerpo, nos dicen que somos un 70% agua y no es algo a lo que le demos mucha trascendencia. OK, lo asumimos  sin mayor problema. Simplemente lo aceptamos como un hecho probado, porque damos por hecho qué es algo calculado y que se ha estudiado en unas condiciones válidas.

Y en todo caso, podemos asumir que podemos estar sometidos a ciertas influencias naturales paralelas al comportamiento natural del agua, básicamente porque estamos compuestos en gran cantidad por esta molécula. No parece implicar ningún misterio, ni trascendencia alguna, a lo que es un hecho.

SOMOS ENERGÍA, FRECUENCIA Y VIBRACIÓN 


Todos los organismos se comunican mediante vibración. La gacela no se acerca al león y le pregunta ¿quieres ser mi amigo? Sabe que no debe acercarse sin que se lo diga nadie  porque su vida corre peligro. ¿De dónde crees que le viene ese conocimiento innato?


Ya sabes que estamos formados por células. Si le tenemos que poner un número, ponle 50 trillones: todo un universo de células andante contenido en un solo cuerpo. Para empezar podemos decir, que no somos un cuerpo simple, sino una macrocomunidad de células, trabajando todas en el mismo sentido.

Cada célula en tu cuerpo, tiene voltaje negativo en el interior y positivo en el exterior, regulado por ósmosis. ¿Te acuerdas de la imagen de Morfeo en Matrix, enseñándole a Neo una pila Duracel para explicarle en qué nos habíamos convertido para las máquinas?

Cada célula viva es una batería, con una diferencia de potencial alrededor de 1,4 voltios. Ahora multiplica esos 1,4 voltios por 50 trillones de células y empieza a conseguir tu cuerpo de otra manera: 700 trillones de voltios de potencial eléctrico, contenidos en tu cuerpo.

Si nos comparamos energética y eléctricamente con un rayo, que mide unos 5 kilómetros de longitud por sólo 1 centímetro de anchura, y descarga entre 1.000 y 10.000 millones de julios de energía, con una corriente de hasta 200.000 amperios y 100 millones de voltios. La distribución no es la misma, pero la diferencia de potencial en voltaje que contenemos, es exponencialmente mucho mayor.

EL ESPECTRO QUE PERCIBIMOS ES LIMITADO


En la banda de frecuencia en la que nos desarrollamos dentro de esta realidad tridimensional, parece que estamos limitados a proyectar toda esta energía. Aún así, si somos capaces de percibir la vibración de otros cuerpos y otros organismos, de igual forma que la gacela percibe la vibración del león, y no se acerca a él.


Si desde pequeños, se nos hubiera enseñado a ser más sensibles a las vibraciones, a través del aprendizaje para poder conocer mejor el entorno, que podemos llamar "invisible", en el que nos desarrollamos, tendríamos un control mucho mayor sobre el medio, las situaciones y otras personas, ya que seríamos capaces de percibir, en una banda mayor de frecuencia y saber qué es lo que hay detrás de lo que vemos.

En cambio a un nivel celular, molecular y atómico, ésta comunicación mediante vibración si se da de forma completamente espontánea y natural. Mientras que nosotros hemos adoptado el lenguaje, como vía  de comunicación, poniéndolo por encima de las sensaciones que percibimos, al interactuar con otras personas. Puedes llamarlo sexto sentido,  puedes llamarlo intuición, puedes llamarlo como quieras.

Nosotros tenemos la habilidad de interpretar estas vibraciones, pero no le damos credibilidad suficiente, porque no estamos entrenados para usarla. Percibimos a los demás dentro de un universo puramente mecánico mecánico, cuando ya la física ha demostrado que la realidad es cuántica. El universo mecánico es una reducción tridimensional, de una realidad mucho más amplia, cuyos conceptos son frecuencia, vibración y energía.

Una persona con su mera presencia, puede afectar a otra, por el mero hecho de estar en su campo o ámbito de influencia. Somos emisores y receptores de onda, en determinadas bandas de frecuencia, de igual forma que un aparato de radio o un dispositivo móvil. Estamos conectados entre nosotros y a la vez al todo, debido a nuestra naturaleza,sin que seamos conscientes de ello, nuestros campos interfieren unos con otros.

EFECTO PLACEBO Y EFECTO NOCEBO


Nuestra actividad cerebral puede proyectarse, estamos transmitiendo y recibiendo constantemente. El fenómeno físico es conocido como resonancia armónica. Cuando estamos pensando en algo concreto, nos estamos conectando a aquello en lo que tenemos en mente de forma que podemos afectarlo.


Funciona tanto a nivel individual como colectivo. Por eso cuando una masa de gente comparte una misma idea, genera una proyección suficiente capaz de modificar esta realidad, empezando por las mentes de otras personas que son afectadas. Somos capaces de crear la realidad colectivamente.

Recuerda: cada uno de nosotros es una comunidad de 50 trillones de células. Cada célula es una entidad diferenciada e individual, pero dentro de esa comunidad pierde su dentro del organismo en favor de la voz cantante. Es una dinámica que funciona tanto a nivel celular, como en masas de población.

La célula principal, la que tiene la voz cantante es la mente. La función del cerebro es percibir e interpretar las señales que recibimos del entorno, enviando esta información a nuestras células, en las que se encuentra nuestro banco genético y la síntesis de proteínas de las que estamos formados.


El efecto placebo está basado en la somatización real de los pensamientos positivos. Nuestro cerebro envía las señales de curación a las células, porque creemos que nos vamos a curar, y la síntesis de proteínas actúa de forma que se generen los mecanismos necesarios para que esto ocurra. Los medicamentos placebo, son simplemente excipientes, que solamente actúan para facilitar a nuestra percepción, el mecanismo de cura. No te sana la pastilla, si no el pensamiento.

El efecto nocebo, es justo lo contrario al efecto placebo. Si tenemos un bajo estado de ánimo, unas creencias  debilitantes, o malas expectativas, consiste en sufrir una serie de resultados adversos, como consecuencia del bloqueo que nosotros mismos generamos con estas expectativas derrotistas. Si la voz principal dice "morir", las células morirán.

Precisamente por tener la creencia de que no va a funcionar,.nuestro cerebro le envía el mensaje al resto del cuerpo, de bloquear y no asumir a un nivel celular el medicamento, somatizando esta creencia a un nivel físico. Y de igual forma, que en el caso del placebo, esto tampoco es ciencia-ficción: es una realidad médica probada.

LA PARASITACIÓN ARCONTE


Es por eso que se nos modula en una determinada banda de frecuencia, para obtener de nosotros unas reacciones que generan una actividad energética concreta, qué destilamos ante estímulos condicionados.


De esta forma, nuestra capacidad para proyectar esta energía capaz de somatizar resultados y provocar cambios en el medio y en nosotros mismos, es orientada y condicionada a proyectarse o mejor dicho a disiparse, de forma que pueda ser aprovechada por las entidades arcónticas como fuente de alimento energético.

La frecuencia no solamente se utiliza para comunicar, sino que puede ser un canal para ejecutar una determinada programación, que sintoniza con nosotros a un nivel cerebral, para hacernos actuar de determinadas maneras, regulando nuestro estado de ánimo y nuestras reacciones. Este mecanismo también se usa en el control de masas de población y estrategias militares, como paso previo a una invasión.

Este proceso de destilación lo realizamos a través de nuestro propio organismo, es el que convierte esta energía, en alimento para estas entidades parasitarias, que por funcionar en una banda de frecuencia más baja que la nuestra, en otras realidades dimensionales, no serían capaces de asimilar directamente, sin antes pasar por nuestro filtrado.


Su poder reside en condicionar el entorno de esta realidad tridimensional, en la que estamos inmersos con una percepción limitada, de forma que no vemos más allá de lo que nos dejan ver. Es la granja prisión creada por el demiurgo. Este demiurgo sería el arquitecto de la Matrix, aquel que ha desarrollado esta realidad como una proyección, de la que todos formamos parte.

TENEMOS EL PODER DE AFECTAR Y CREAR LA REALIDAD


Si somos programado con creencias más fuertes en las frecuencias correctas, seremos más poderosos de lo que ahora somos. En eso consiste el despertar. No se trata de una idea abstracta o fantástica, se trata de controlar las frecuencias a través de las cuales recibimos la información, porque ese es el punto de control de nuestra programación.


Tenemos la capacidad de afectar y somatizar, en nosotros mismos y a los demás  porque estamos todos conectados. Lo queramos ver o no, dentro de esta realidad compartida, estamos todos en el mismo barco.

Apenas estamos empezando a despertar, porque la tecnología que nos rodea nos entorpece, y no nos deja ver que el verdadero poder está en nosotros y no en las herramientas que utilizamos. Nos dejamos polarizar por los resultados inmediatos, que obtenemos al presionar un botón o al utilizar una interfaz, olvidando que nosotros somos un dispositivo mucho más poderoso, solamente porque no tenemos nuestro propio manual de instrucciones.

Tenemos capacidad creadora y contra eso es muy difícil luchar. Solamente tenemos que hacernos conscientes de ello, para empezar a afectar nuestra realidad.

Somos antihéroes en un mundo que ha dejado de creer en los hombres buenos.

Comentarios

LO MÁS LEÍDO 🔎