LOS PERFILES MASCULINOS MÁS DESEADOS POR LAS MUJERES 💋

Don’t tell me what to feel. All my fucking life, people have been telling me I do things wrong. I’m always the fucking asshole. I look around and I see everybody else is infinitely more fucked up than I am.

― Hank Moody, Californication

Hay hombres que se esfuerzan demasiado. Probablemente seas o hayas sido uno de ellos ¿no? Podrás pensar que a nadie le amarga un dulce o eso dicen. Hay hombres que se esfuerzan “a muerte” e invierten por mejorar, por ganar más dinero, por tener mejor físico, por aparentar lo que no tienen y hasta por mentir, con tal de superar todos los filtros, test y barreras, que nuestras queridas compañeras, se dignan en imponer en su perfecto derecho, para acostarse con alguien que les merezca la pena. Esto no es reprochable, ellas se van a la cama con quien quieren. Punto.


Algunos hombres se machacan en el gimnasio los jueves y los viernes para estar hinchaos de cintura para arriba los fines de semana, se cepillan la barba como caballos, se ponen a dieta, hacen por vestirse mejor, por cuidarse, se pueden hasta tatuar, o se tragarse tal cantidad ingente de basura políticamente correcta, solo para estar “in”, que sacrifican todo su tiempo libre o la práctica totalidad, en su pareja si la tienen… o si no la tienen, en buscarla como si no hubiera un mañana hasta que la encuentran. Si te digo encontrarla, te tengo que decir más bien, aquello de agarrarse a un clavo ardiendo. ¿Todo este esfuerzo les vale para algo?


Para ponerte los pies en la tierra, voy a lanzarte una pregunta en toda la cara: insalvable, porque en cuanto lo haga, lo vas a ver todo mucho más claro. Imagina por un momento que eres la chica que te gusta, tal cual… con su infinidad de virtudes, hermosura y ningún defecto ¡claro! porque ella no tiene ningún defecto ¿verdad? ¡por eso te gusta tanto pequeño saltamontes! Pues ahora esta mujer tan maravillosa, se encuentra contigo, tal cual como tú eres, y tal cual como estás ahora mismo. Es como si tú, te vieras desde fuera con los ojos de esa mujer ¿te lo imaginas? La pregunta es ¿crees que ella se iría contigo? Y si deseas que así ocurra ¿por qué no lo ha hecho ya? Tú siendo ella, y pensando como piensa ella, ¿te elegirías a ti mismo entre todo el muestrario de hombres existentes? Querido amigo, ahí lo tienes…

Para saber qué tipos de hombres a ellas les resultan más atractivos, pasa por saber que siempre que puedan, van a emplear el mínimo esfuerzo por obtener bienestar y recursos. A menos que estemos hablando de un hombre high profile, de elevado estatus, fama y reconocimiento social, como pueda ser un deportista de élite, un político, un actor o un perfil mediático, entonces si se moverán más. Las mujeres no tienen ni la paciencia, ni el aguante suficiente para soportar un fallo o un error, y por eso, dejan siempre en manos del hombre la parte correspondiente al cortejo, la responsabilidad de actuar. Porque mientras ellas no muevan un dedo, no se equivocan, y si no se equivocan, no pierden el tiempo.

Te puedo decir que si eres socialmente torpe, no tienes muchas luces, tienes un buen físico, estás dotado y tienes un buen colchón económico, entonces… ¡sí serás un caramelito! Si reúnes estas características y además eres dócil como un cachorro, entonces estarás en el punto de mira para ser carne de relación estable. Dará igual que seas un perfecto y absoluto inútil, porque si tienes las espaldas cubiertas económicamente, no te van a faltar candidatas.


En este caso, cualquier defecto te será perdonado, porque resultará invisible ante la fuente de recursos que representas, aparte de la tranquilidad que un hombre así aporta en una relación, ya que a ella no le dará problemas y le será fácil llevarlo siempre por donde interese. Aparte si ella desea ser infiel en algún momento, es poco probable que te vayas a enterar, tu confianza excesiva en que ella lo saber llevar todo, hará porque te creas todo lo que te digan. O incluso, se pudiera dar el caso en que llegaras a aceptarlo… si no das para más, ya se encarga ella de hacértelo fácil, para que puedas vivir con ello y además, sigas siendo su fuente principal de recursos y bienestar social. 

Para una relación estable, a ninguna mujer le interesa estar con un hombre más inteligente que ella, ni un hombre que sepa mirar por sí mismo y por sus propios intereses, por la simple razón, de que no podrá ni será capaz de manejarlo o atarlo a su conveniencia. Y si además de ser tonto y con dinero, además fueras mudo… ¡mucho mejor! Las mujeres actualmente, no quieren complicarse la vida, y van a lo que por un mínimo esfuerzo, les da un máximo beneficio: no son tontas. No van a escoger un hombre que les de problemas, si lo que quieren es enganchar a uno para tener una relación y cumplir con su proyecto.


Ahora, si de lo que estamos hablando es de sexo puntual o esporádico, la cosa cambia un poco, pero no demasiado y dependerá más de la situación o del contexto, que de tus atributos o cualidades. En cualquier cao, tener un buen físico, o estar bien dotado sexualmente hablando, es un requisito insalvable. La cosa cambia, porque aquí si puede distinguirte tener un alto estatus o tener un nivel de inteligencia superior. De forma que ella y tú os entendáis, en lo justamente necesario, y que ninguno de los dos espere de esa relación sexual, más de lo que es: sexo y solo sexo. Pero ¿por qué te digo esto?

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Bueno, pues la esperanza, es cosa de pobres y desesperados. Si dices, o entiendes esto, es porque de alguna forma cuando se expresa, es porque estás al límite. ¿Y quién se encuentra al límite? Las personas sin recursos, o sin capital económico o humano suficiente que, de alguna forma, siguen confiando en “tener suerte”. Esperar algo más de alguien, algo más de lo que te quieran dar, implica que al menos interiormente estás falto de recursos.

Confiar y esperar algo más de un simple y mero encuentro sexual, es sinónimo de escasez. Y la escasez, es el repulsivo más maloliente que existe, de cara al sexo opuesto. La mujer huye de la escasez y de la falta de recursos, como un hombre inteligente del compromiso. La pobreza, no es solo económica: y si la pobreza económica y la falta de bienestar las espanta, la necesidad y la dependencia por parte de un hombre a un plano puramente sexual, también. Aunque si tu físico y tus rasgos sexuales lo valen, de cara a sus instintos, ella misma será capaz de hacer una excepción en cuanto al estatus. Eso también hay que decirlo.


Mantener a una mujer feliz y contenta, es una tarea cargante, que exige mucho esfuerzo, mucho trabajo, mucho tiempo y que no aporta recompensas que compensen tanta exigencia. Sería algo así como invertir 1 millón de euros, para ganar 10 euros, o sea, que no hay matemática que lo justifique en un balance. Es perder tiempo y dinero, echarlo a fondo perdido, sin que ello te garantice resultados, porque en esto no hay garantías. Creo que si te lo planteas de esta forma, y tienes un atisbo de inteligencia, te darás cuenta de que nadie invierte mil para recuperar diez. No hace falta tener muchas luces ¿verdad? Entonces ¿por qué todavía hay tantos hombres que lo hacen?

Cuando montas un negocio, puedes establecer unas cláusulas, o unas condiciones que te protejan para cubrirte las espaldas; pero cuando estamos hablando de voluntades libres como la tuya, o la de cualquier mujer, no puedes pretender tener control alguno sobre los actos o los pensamientos de nadie. Y si crees que sí deberías tenerlos, háztelo mirar… porque ni es sano, ni mucho menos es algo real. Tú eres libre ¿verdad? Pues ellas, también lo son.


Quizás creas, que esto es cosa de ahora: que tiene algo que ver con la búsqueda de la igualdad y con el empoderamiento de la mujer del presente siglo. Déjame abrirte los ojos: esto ha sido siempre así, y la que ha podido ser libre y elegir, siempre lo ha hecho. Y la que no, lo ha hecho lo mejor que ha podido, porque la capacidad de adaptación y de supervivencia de la mujer, denota inteligencia por sí sola, por cualquier lugar que quieras observarla. El empoderamiento de la mujer actual, no es más que el reclamo social, que pretende justificar y validar de forma pública e impuesta, lo que siempre ha ocurrido, de forma más o menos visible, o de forma más o menos aceptada. Pero en realidad, nada ha cambiado: nada nuevo hay bajo el sol, que no haya ocurrido antes. 

Así que ¿realmente te merece la pena estar dentro de estos perfiles o estereotipos, que tan atractivos resultan para la mujer actual? ¿te vas a seguir aplicando como hombre para cumplir estos estándares? ¿te vas a esforzar para llamar su atención, de forma que en algún momento que les convenga, seas elegido por una de ellas? Una vez más, te insto: piensa con inteligencia. Te pregunto ¿y tú qué ganas con todo esto? Esa es la pregunta que debes hacerte.


Por último, quiero aclararte que ninguno de estos perfiles o atributos, son el definitivo. Ninguno de ellos constituye una garantía, o una seguridad que te permita consolidar una relación. De igual forma que la esperanza, la búsqueda de seguridad afectiva en una relación, es sinónimo de falta de autosuficiencia y recursos. Tú buscas, quizás que te quieran, quizás relaciones sexuales habituales, quizás… no sé ¿buscas seguridad? ¿qué tipo de seguridad? Ella también busca seguridad, pero no la misma que tú. Al igual que la esperanza, el amor romántico y apelar que nos quieran por lo que somos, muy bien debe ser también de pobres, cuando tantos alguna vez en la vida lo hemos buscado, tan… a la desesperada.

Somos antihéroes en un mundo que ha dejado de creer en los hombres buenos.

Comentarios

LO MÁS LEÍDO 🔎