LA SOLEDAD DEL UNO 🎱

I did my best

― Riley Flynn, Midnight Mass


En un sueño como tantos otros, me encontraba en un bosque dentro de lo que parecía un circuito de entrenamiento militar, en el que a modo de yincana, un grupo disperso de hombres y mujeres, estábamos entrenando, sirviéndonos de los árboles, y de todos los obstáculos que el medio natural nos ponía delante, para arrancar un esfuerzo, que nos obligaba a esforzarnos fuera de lo que estamos acostumbrados a hacer.

¿ENTRENANDO PARA QUE?


Realizando unos ejercicios que en lo que entendemos como vida real, al menos yo con mi estado físico, sería absolutamente incapaz de llevar a cabo. En este sueño, sentía que aunque no conociera los rostros que compartían conmigo el entrenamiento, nos ayudábamos a superar las pruebas y nos dábamos consejos unos a otros, a la hora de abordar los ejercicios más difíciles.


Dentro de ese grupo me sentía como el novato y así debía de ser, porque un par de compañeros de entrenamiento, no dejaban de animarme y de acompañarme en los ejercicios, para mostrarme que podía terminarlos a pesar de la aparente dificultad. A pesar de que esté sueño podría estar interferido cómo tantos otros, me dio que pensar

¿Por qué te digo esto? Aunque tengo una vida onírica bastante activa, a día de hoy sigo sin sentirme dueño de lo que sueño. Hay personas que tienen este entorno más controlado, pero no es mi caso. Por lo que te ruego que lo que te diga en base a esto lo cojas con pinzas. Y entrenando pero ¿para qué? Creo que podría ser la pregunta más intuitiva.

Lo cierto es que íbamos vestidos a modo militar, pero sin el uniforme completo. Tenía toda la pinta de ser una instrucción, pero no había nadie allí dándonos órdenes. Estábamos a nuestro aire. Te sorprenderás si te digo, que me desperté con agujetas. No es la primera vez que me pasa.

MÁS ALLÁ DE LA PERCEPCIÓN ORDINARIA


Y lejos de darle una explicación enrevesadamente alegórica o metafórica a este sueño, lo que me quedo, es que los que estábamos allí en ese bosque, nos estábamos preparando para algo. Aunque no creo que toda la preparación que entendemos cómo entrenamiento, nos sirva para algo llegado el momento de la verdad. Ahora la pregunta del millón ¿Cuándo y cómo será el momento de la verdad?


Una vez que nos hemos separado de la vía de la programación predictiva en la que se nos condiciona a unos escenarios, en la línea de tiempo presente, que para nada son convenientes al ser humano, solamente diré que mi respuesta es y será NO. Y me podrás decir: bueno tú ahora estás muy seguro de ti mismo, porque estás en tu casa, y ahí puedes decir y pensar lo que quieras, pero ¿Qué vas a hacer si la guerra llama a tu puerta?

Mi respuesta es tan básica que asusta: no me vas a ver en una guerra como tal en la vida, al menos en lo que entendemos nosotros como guerra en cuanto a concepto bélico. Pero ¿sabes por qué? Ya estamos en una guerra contra el ser humano, y si no lo has visto, o no lo percibes así es que no tienes los pies puestos en la tierra. Piensa en toda la programación que hemos recibido, para llevarnos a una idea de guerra, en la que tal y como estamos, tendríamos toda la probabilidad de perder.

Y de lo que se trata precisamente, es de llevar nuestra línea de tiempo a nuestra manera, y no en la manera en la que nos quieren condicionar. Es por lo que nuestras armas, no son ni mucho menos, las que nos han programado a creer. ¿Dónde se ha visto una guerra individual sin épica y sin ego? Porque de eso se trata precisamente. No picar en todos los cebos, que durante el camino nos han puesto, para que caigamos en la dualidad de los bandos y en la trampa del sacrificio.

LA TRAMPA DE LA DUALIDAD POLARIZADA


Porque todo ello no haría más que alimentar la espiral arcóntica, que a día de hoy, sigue alimentándose de cada una de las vibraciones que emitimos como subproducto, de cada uno de nuestros estados y emociones por más nobles que estos nos parezcan. Dime tú si no ¿Hacia dónde nos sitúan estos estados y emociones llevados al límite, dentro de la guerra que nos ocupa? ¿a dos frentes polarizados, uno contra el otro?


Vaya, porque si es así... les estamos preparando un festín vibracional, dual y polarizado de humanos contra humanos, mientras ellos se frotan las manos sin que les salpique la batalla. Es a lo que nos condicionan mediante la programación predictiva, en la que nosotros somos "los buenos" y tenemos que matar a los malos. El problema de esta trampa no es solamente la lucha de humanos contra humanos, sino que estarías peleando contra el agente equivocado.

No puedes derrotar militarmente a quién no ves, o a quien no percibes. Y si caes en la cuenta que este tipo de reacción, en sí misma es alimento para los arcontes, enseguida te darás cuenta que la manera de pelear es otra bien distinta. Y que no tienes que apuntar al humano, sino a las entidades que condicionan el escenario y el entorno, porque tienen el conocimiento y la tecnología necesarias, para manipular la naturaleza de la realidad.

Por eso te digo, o mejor dicho te aconsejo, que evites a toda costa caer en la trampa de la épica del sacrificio. Porque no somos William Wallace, ni tenemos que serlo. Cuando el único arma eficaz en una guerra contra los arcontes, aquellos que se han adueñado de la Tierra a modo de Granja Prisión, es tener el alma activada y una mente consciente del saber dónde se está. Y que al evitar formar parte de frentes polarizados, en una guerra individual múltiple, lo único que nos sirve, es ser almas conscientes dentro de un entorno más que limitado.

NADA QUE PERDER: PARTE DEL TODO Y TODO EN EL UNO


Porque si somos fractales primordiales del todo, y ese todo es infinito, nosotros a nivel individual también somos el todo. Es por ello que nuestra guerra individual, es a su vez, una guerra apoyándonos en el todo primordial. Es cuestión de entender, qué única y exclusivamente cuando nos veamos realmente solos, ese será nuestro momento crítico, para desplegar todo lo que llevamos dentro.


Quizás nos tengamos que ver sin nada, para llegar a ese punto en el que todas las vías conocidas que creemos apoyos, se muestren escasas y prescindibles, sabiendo que nuestra alma es lo único que vale. Y no porque no nos hayan servido para aprender y para llegar a donde estemos, sino porque a la hora de la verdad la única respuesta válida es la que daremos desde el alma.

Porque pueden engañar a nuestra limitada percepción, pueden poner trampas a nuestro ego y tratar de jugar como siempre han hecho con el miedo y la culpa. Pero cuando no te queda nada de eso, o mejor dicho, cuando no te queda nada que perder, es cuando sale, lo que realmente somos más allá de nuestro avatar y lo que entendemos por realidad. Si caes en la cuenta de que todo esto es un escenario, que estamos compartiendo con otras almas como las nuestras, y que todos venimos del mismo sitio, el miedo deja de tener sentido.

Porque nosotros podemos tener miedo, pero el alma es soberana y está por encima de las tres dimensiones, del tiempo, del miedo y del condicionamiento. Y dentro de esta experiencia llamada humanidad ha podido decidir adaptarse a estas condiciones, porque había algo importante que hacer. Si ya estamos aquí, es porque en algún momento supimos que podíamos y que íbamos a hacerlo.

Siendo consciente de esto ¿Qué más necesitas para perder el miedo?

Somos antihéroes en un mundo que ha dejado de creer en los hombres buenos.

Comentarios

  1. Para quien sepa entenderlo es un GRAN mensaje justo en este momento...
    G R A C I A S, sabías palabras

    ResponderEliminar
  2. Excelente mensaje. Gracias por la claridad conceptual, y por recordarnos que elegimos estar aquí y ahora, porque había algo que hacer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

El mundo no va a cambiar por lo que vayas a decir ahora, créeme... pero si crees que merece la pena y debes decirlo ¡adelante! Es tu decisión.

LO MÁS LEÍDO 🔎