SATURNO Y LA TRAMPA DEL TIEMPO 🪐⏳

Tiempo: Magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro. Parte de la secuencia de los sucesos.

― Diccionario de la Real Academia Española


Cuando entiendes que esto es un entorno cerrado y controlado, la idea de concebir los eventos que ocurren como algo casual o esporádico, pierde todo su sentido. Empiezas a darte cuenta de que a parte de lo que entendemos por natural, como podrían ser las estaciones o la meteorología, los eventos que se dan en el ámbito social y económico, también muestran una recurrencia prácticamente exacta.

DENTRO DE UN ENTORNO CERRADO


Hay eventos y fenómenos que podrían cambiar, si realmente fuesen naturales, entendiendo natural como sometidos a una deriva entrópica sin cálculo, y si no cambiar, al menos no darse con una exactitud matemática o algorítmica. Pero lo que entendemos por natural, dentro de un ecosistema calculado, también sigue unos patrones de impacto y recurrencia, que lo delatan como parte de un modelo creado y estudiado, no generado por una deriva cósmica planetaria casual, como pretenden hacernos creer desde la base, y desde el primer momento en el que ponemos un pie en esta realidad.


Otros autores como Fran Parejo y Manu M. han empleado de forma acertada el concepto de parque temático, ya que escenifica muy bien, un concepto de ecosistema cerrado, manipulado desde varias interfaces o cuadros de mando, en operaciones multinivel que cada vez se nos escapan menos, y que podemos llegar a detectar e interpretar, cuando observamos la recurrencia y los patrones comunes, entre fenómenos que cada vez tienden a repetirse en ciclos más predecibles.

Nosotros como criaturas de este parque temático en el que nos encontramos, por no seguir utilizando el nombre de granja prisión, no estamos exentos al participar de esta realidad, y de experimentar estos ciclos tanto en nosotros mismos, como en el entorno que nos rodea.

Si aprovechando este concepto, nos fijamos en los loops que sufrían una y otra vez los personajes de la serie Westworld, haciendo una analogía podríamos verlos como los ciclos de reencarnación, donde se resetea la memoria del periodo anterior y donde el tiempo realmente, es una ilusión de la percepción. Un tiempo que no avanza y que solamente se repite ciclo tras ciclo, dentro de un círculo cerrado donde puede haber variaciones, pero en el que siempre se cumple la narrativa principal. Una narrativa que se da primero en un estado dentro de la propia vida o loop individual y después experiencia tras experiencia, y reencarnación tras reencarnación.

MÁS ALLÁ DE EL DÍA DE LA MARMOTA


Y aunque experimentamos el tiempo como algo finito y perecedero, siempre y cuando no nos percatamos del ciclo, o los ciclos que se superponen unos sobre otros, el tiempo realmente no se acaba, aunque lo experimentemos de esa forma. Simplemente se cierra un ciclo y empieza el siguiente. Todos los momentos y todos los eventos, ya se han dado, o bien ya se darán, o bien no se darán nunca en el conjunto total de las frecuencias y líneas de tiempo, donde están todas las posibilidades conviviendo a la vez.


Lo que entendemos como tiempo no es más que una secuencia ordenada de experiencias, que se han manifestado en el momento presente, que se van a manifestar, o que jamás se manifestarán, ya que todas ellas tienen cabida en nuestra conciencia. Experiencias que percibimos en esta tercera dimensión o banda de frecuencia en la que vivimos, oh que bien imaginamos las imaginamos, o las pensamos, o las recordamos, o que tratamos de evitar.

Todas estas experiencias tienen un mismo peso, del que no somos plenamente conscientes, al dar solamente como válidas las que podemos experimentar bajo nuestros limitados cinco sentidos. No hay mejor cárcel que la de una vida pequeña en la que tengas que elegir constantemente qué hacer y qué no hacer con tu tiempo.

Es la rueda del hámster, que corre y que no avanza. Y si a esto le añades, que tu supervivencia está condicionada a la disponibilidad de recursos en el medio, sometida a una escasez ficticia, en la que parte o gran parte de ese tiempo, está comprometido para mantener esa supervivencia, no te da mucho para pensar más allá de lo que quieren que pienses.

CUANDO NO QUIERES CONOCER MÁS ALLÁ DE TU PERCEPCIÓN


No hay peor cárcel que la que uno se fabrica para sí mismo, buscando una seguridad ficticia que no existe, bajo unos parámetros limitados por un tiempo que tampoco existe. Hablando en confianza, soy el primero muchas veces en olvidar ese poder creador, al que aspiro manifestar en cada momento, y muy a menudo me lo tienen que recordar, personas que me conocen y a las que quiero, y que afortunadamente tengo más o menos cerca.


Porque de igual manera que tratan de condicionarnos al encierro voluntario, en ciclo tras ciclo, también encontramos oportunidades que en ocasiones sabemos ver y aprovechar. No siempre, pero también las hay… porque ni todo es bueno ni todo es malo, empezando porque el bien y el mal, tampoco existen más allá que esta ilusión de dualidad, implantada solamente para que sigamos generando loosh, dentro de unas fronteras y tabiques artificiales.

Ante todo esto, los barrotes más difíciles de ver son siempre los que más a la vista están. Parece que no se puede evitar el tiempo, o mejor dicho nuestra percepción hacia el tiempo por qué es un parámetro de entrada a esta realidad que damos por hecho, sin el cual no concebimos el mundo tal y como es.

Siendo este, precisamente el truco del mago que te distrae con el movimiento de una mano, mientras trabaja con la otra. Damos el tiempo por hecho, o mejor dicho: experimentamos el tiempo como la variable independiente impuesta en la ecuación, cuando parece que todo lo demás es mutable, deformable, o influenciable de alguna manera.

EL TIEMPO ES UNA MAGNITUD QUE PUEDE ALTERARSE


No puedo dejar de pensar, en que esta percepción, es la que realmente nos limita, y no el tiempo en sí. Siento que el mago me está distrayendo con una mano, para que no me dé cuenta de lo que hace con la otra. Pero si hay días que parecen no terminar nunca, y a la vez horas que pasan muy rápido, minutos que se hacen eternos, y años que pasan en un visto y no visto, cuando nos damos cuenta que se cierra un ciclo, o se repite un evento periódico… ¿no dependerá realmente de nosotros el transcurso de esta magnitud que ahora mismo damos por sentada, tal cual se nos presenta?


Cuando utilizamos la palabra siempre, no nos percatamos de su verdadero significado. La entendemos como que antes, durante y después, algo se ha desarrollado de la misma forma, o un evento se ha dado de la misma manera dentro de esta realidad. Desde siempre nos han dicho que no podemos afectar al tiempo, y a pesar de nuestro poder creador del que no somos realmente conscientes, porque si lo fuéramos otro gallo cantaría, parece que hemos aceptado esa sentencia, como base de esta realidad.

Incluso visualizamos la eternidad como un concepto sujeto a nuestra referencia de tiempo, cuando realmente la eternidad es el resultado de haber trascendido a esta variable. Ni siquiera habiéndola superado, sino simplemente no teniéndola en cuenta. Si en la Matrix todo está sujeto a unos valores que se pueden alterar y modificar dentro de espacios y subespacios vectoriales ¿Por qué el tiempo ha de seguir un patrón distinto?

Es aquí donde siento el engaño del mago. No puede ser algo tan de facto y tan irremediable, cuando la percepción del tiempo es distinta para cada uno de nosotros, cuando los ciclos a pesar de ser periódicos muestran diferencias, y cuando parece que esté puede alargarse o acortarse, según a las condiciones de frecuencia a las que se somete el entorno.

¿QUE TIENE QUE VER SATURNO EN TODO ESTO?


El titán Saturno, identificado con el nombre griego Cronos, es el emblema del tiempo y lo encarna como algo muy antiguo que todo lo devora y pone fin; por eso normalmente es representado como un anciano con una larga barba blanca. Es el hijo menor de Caelus y de Terra, el cielo y la tierra. Ref. Cronos: Desafía el tiempo (Dossier Universidad Complutense de Madrid sobre la obra de Francisco de Goya).


No podemos ir físicamente a Saturno, antena emisora de frecuencias de este sistema granja prisión, pero no deja de ser un mecanismo. Y como tal puede ser alterado. Y de igual manera pueden serlo, las antenas receptoras y los dispositivos susceptibles de ser influidos por esa frecuencia generadora de la celda planetaria, a efectos de tercera dimensión espacio tiempo, empezando por nosotros mismos.

Sé cómo suena. Soy consciente de ello. Me doy cuenta que conforme lo escribo, una vez que se tiene acceso a todas las frecuencias, la puerta de salida es esa misma. Y esto no es ciencia ficción, es aprender a manejar las frecuencias. Si no… ¿Por qué crees que toda esta pandilla de títeres, que nos han puesto como carceleros, están todo el día adorando al cubo negro que representa a Saturno?

Saturno, es el que genera las frecuencias de encierro y precinto a cualquier influencia, que puedan activar de manera natural nuestro ADN, una vez tengamos acceso a toda la información del medio, y que tratan por todos los medios que no nos llegue. Y si tienes dudas acerca de esto, mira al cielo, y dime si a día de hoy, puedes percibir el sol tal cual lo concebiste en un primer momento, desde tu primer recuerdo.

Somos antihéroes en un mundo que ha dejado de creer en los hombres buenos.

Comentarios

  1. Anónimo16:37

    Me pregunto,¿no será que estamos bajo un contador cronológico de tiempo eras,ciclos repetitivos? donde funcionamos en esta galaxia con el programa digital tiempo?con la misma cartografia espacial fija?.
    La mayoría funciona con el tiempo del avatar biológico, porque es la mejor manera que se somete al humano, depende siempre de la frecuencia al que se este conectado para estar en un estado " no tiempo "independientemente de la edad biológica.
    Gracias una vez más.

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con la frase de Rust Cohle en True Detective: el tiempo es un círculo plano. El tiempo es siempre el mismo. Sé que quizás no es un argumento muy científico pero yo no sabría expresarlo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo18:35

      Gacias por tu comentario, es dificil desde nuestra prespectiva no ciéntifica explicar las percepciones que observamos.
      Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario

El mundo no va a cambiar por lo que vayas a decir ahora, créeme... pero si crees que merece la pena y debes decirlo ¡adelante! Es tu decisión.

LO MÁS LEÍDO 🔎