LA VOCACIÓN Y EL FRACTAL PRIMORDIAL 🧭

Persian: A thousand nations of the Persian empire descend upon you. Our arrows will blot out the sun.
Stelios: Then we will fight in the shade.

― 300, Zack Snyder (2006)


La batalla de las Termópilas tuvo lugar durante la segunda guerra médica; en ella una alianza de las polis griegas, lideradas por Esparta y Atenas, se unieron para detener la invasión del Imperio persa de Jerjes I.

LA BATALLA DE LAS TERMÓPILAS


Nos hacemos a la idea de que muy probablemente, no estemos todos juntos en un mismo frente, haciendo un embudo de bloqueo en el paso de las Termópilas, para impedir a los persas acceder a Grecia a través de un estrecho. La tentación de la épica y el romanticismo con la muerte heroica de fondo está siempre presente ¿y sabes por qué? Porque es una trampa arconte de libro, a la que se nos ha condicionado, para que pongamos como fin último el sacrificio. Puedes llamarlo la trampa del ego para abreviar.


En cambio, lo que sí es muy probable, es que cada uno estaremos en un lugar distinto, y el verdadero reto y la verdadera prueba, consistirá en que cada uno de nosotros, esté solo abordando su misión. Cuando decimos que esto es una guerra individual, no lo decimos en un sentido metafórico, poético o figurado. Y cada batalla se abordará, independientemente de que nos sintamos o no preparados para ello.

No vamos a estar todos juntos en un mismo grupo, compartiendo miradas cómplices y un esquema común y organizado de batalla. Como fractales somos Uno y somos la totalidad, y como tales, así lo creemos o mejor dicho, lo sabemos. Y si la totalidad se encuentra en cada frente, entonces no hay nada que temer, porque si estamos cada uno de nosotros donde tiene que estar, ganaremos la guerra.

No va a ser fácil, porque sentiremos mil y un desánimos al vernos solos. Pero eso es precisamente para lo que nos estamos preparando, para dar respuesta allá donde solamente nosotros podamos llegar. Porque tan importante es nuestra consciencia, como ser fieles a nuestra vocación, a la que solamente podemos llegar, a través de haber entendido y asumido, todas las decisiones que nos han llevado hasta este punto.

UN FRACTAL PRIMORDIAL, UNA VOCACIÓN


Las implicaciones serán distintas para cada uno de nosotros, así como el significado de nuestras acciones, o el esfuerzo humano invertido. Ninguno seremos igual al anterior o al posterior, y es allí precisamente donde radica nuestra fuerza. Tendremos que dar una respuesta diferente en cada momento y en cada lugar, allí donde tengamos que estar.


Tengamos más o menos miedo, o nos sintamos más o menos preparados, nuestra vocación es insustituible. Contamos con el imprevisto y nuestra imaginación, con jugar fuera de los juegos establecidos y fuera de cualquier esquema de afiliación que nos obligue a acatar unas normas. No tenemos jerarquía ni la vamos a tener, porque no dependemos de una sola cabeza.

Una cosa sí es segura, y es que somos más de 300. Y de nuestro lado tenemos la seguridad de que lo que estamos haciendo, es bueno para cada uno de nosotros y por ende para todos los demás. Lo sabemos porque hemos visto las opciones que dentro de un menú cerrado nos han tratado de imponer, y todas esas opciones llevan a la muerte y a la sumisión. Y lo digo en este mismo orden con plena consciencia.

Sabemos que no será lo último, porque la Hidra tiene muchas cabezas y la Corporación Arconte muchos en varios niveles de realidad, pero ya sabemos de qué palo van, y que como seres sin alma, carecen de creatividad, de imaginación y de poder creador, atacando en ciclos cada vez más estrechos en el tiempo, forzando narrativas en las que se nos vende protección y seguridad porque todo "es por nuestro bien".

Ya sabemos que quién nos trata como inmaduros, rebajando nuestro nivel intelectual, lo único que persigue es la dominación y el control de la consciencia a través del miedo, qué es el denominador común de todas sus narrativas.

EL CUERPO MÍSTICO


En la literatura cristiana, totalmente interferida, pero no por ello vamos a desechar aquello que nos sirva, se atribuye a Saulo de Tarso más conocido como San Pablo, la explicación del Cuerpo Místico de Cristo, en la que se compara a toda la diáspora cristiana, como partes de este cuerpo a todos los carismas diferenciados dentro del cristianismo, sirviendo a un fin común que es la salvación del alma a través de Cristo.


La verdad es que no hubiera encontrado un ejemplo mejor, para explicar de forma paralela, el sentido del fractal primordial con su vocación propia, que a la vez forma parte del todo, siendo el todo en sí mismo, con su carisma diferenciado del fractal anterior y posterior, que participan de la misma naturaleza primordial.

No tenemos que estar todos en el mismo sitio para que esto funcione. Y en este sentido hay que perderle el miedo a la soledad, empezando a practicar el desapego. Lo digo porque todavía muchos, siguen queriendo volver a lo de antes, sin darse cuenta que tenemos una realidad pendiente por crear.

Y los cimientos de está realidad, no pueden ser los mismos que nos han ido imponiendo a lo largo de los milenios, para estar exactamente como estamos ahora, en unas condiciones de esclavitud material más o menos conscientes. El desapego es una de las llaves para salir de la prisión.

UNA DECISIÓN YA TOMADA


Si tuviera que darle un significado a la palabra fe sería este: estando solos, sabiendo que no lo estamos, en una batalla prácticamente a ciegas, en la que tenemos que luchar más allá de nuestra percepción ordinaria. Esto quizá sea lo más difícil. Porque no todos percibimos igual, o actuamos en el mismo nivel de consciencia. Y a pesar de todo, estamos aquí para lo mismo, cada uno en su ámbito.


A nadie le gusta estar solo, aunque las almas se terminan encontrando, tenemos que estar preparados para esto también. Porque si no somos tantos, tendremos que estar más repartidos. Esa es la naturaleza de la misión, seamos o no almas ayudantes en un viaje consciente a esta realidad, hemos elegido serlo.

Ser un alma ayudante, no se trata de un título que consigamos a través del aprendizaje: es una opción que ya hemos tomado, o un trigger que con efecto de temporizador, hemos establecido anteriormente a nuestros recuerdos, para activarnos y cumplir con el trabajo que hemos venido a hacer. El cuándo hemos tomado esta decisión es lo de menos.

Teniendo además la seguridad que nosotros somos nuestros propios salvadores, y que en esta realidad, no se entra de otra manera que no sea encarnado. Esto es así porque tenemos que liberar nuestra propia condición, desde nuestra condición y desde la naturaleza que tenemos hoy y ahora. No es algo que puedan resolvernos desde fuera, por más benévolas que sean las almas o las entidades, que simpaticen o empaticen con nosotros.

Nuestro camino solo nos pertenece a nosotros y nadie puede andarlo, más que nosotros mismos. Un hipotético rescate consentido, no haría más que fortalecer esta inmadurez, por la que hemos sido forzados a pasar, para tener esta experiencia en tercera dimensión. La ayuda ya está aquí y somos nosotros.

Somos antihéroes en un mundo que ha dejado de creer en los hombres buenos.

Comentarios

  1. Cada uno de nosotros,acordamos activar en el momento preciso de nuestros programas de vida el botón de nuestra memoria, de quienes somos como humanos ,tarea en la que estamos inmersos,en este presente.
    Llegamos planificando y sabiendo que es nuestra tarea, recuperar a muchos humanos,con una variedad de maneras y formas de efectuarlo, también estabamos advertidos de que entrar aquí,nos borrarian nuestra memoria, pero NO ,nuestra esencia, ´consciencia como queramos llamarlo.
    Estamos empezando a desprogramarnos, y con ello las personas con las que interactuamos,notan o sienten la duda, creo que es importante.
    Lo planificamos así, contra viento y marea.
    Los humanos no son conscientes del poder que tenemos de cambiar nuestra propia realidad día a día. Sin aspavientos,sin miedo, Respetar al otro no significa acatar o obedecer.
    Sé que somos muchos.
    Gracias por tu publicación

    ResponderEliminar
  2. El que sabe y sabe que sabe es un sabio, hay que escucharlo, y son muy pocos, poquísimos.
    El que no sabe y no sabe que no sabe hay que dejarlo, es un necio, y son la mayoría, y muchos de ellos se arrogan el derecho de gobernar a la mayoría.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

El mundo no va a cambiar por lo que vayas a decir ahora, créeme... pero si crees que merece la pena y debes decirlo ¡adelante! Es tu decisión.

LO MÁS LEÍDO 🔎