EL FALSO MES脥AS馃懡

Estos falsos ap贸stoles, son obreros fraudulentos, transfigur谩ndose en ap贸stoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satan谩s se transfigura en 谩ngel de luz. As铆 que, no es mucho si sus ministros se transfiguran como ministros de justicia; cuyo fin ser谩 conforme a sus obras.

― Saulo de Tarso, Segunda Carta a los Corintios


Es demasiado f谩cil caer en la polaridad, sin darse cuenta de que se sigue jugando al mismo juego, cuando encuentras una voz que dice lo que quieres o铆r, y que exalta ese sentimiento de justicia, convirtiendo lo que antes era masa cr铆tica en potencia, en una turba direccionada emocionalmente. Es demasiado f谩cil caer en ello.

Tenemos tantas ansias de encontrar un reflejo de nuestro interior en el mundo t贸xico que nos rodea, que cuando encontramos una proyecci贸n parecida se nos olvida utilizar la inteligencia. ¿Por qu茅 te digo esto? Porque en el momento en el que perdemos la individualidad, perdemos nuestra mayor arma de defensa y contraataque. Perdemos el ser imprevistos, el ser aut茅nticos y el ser originales, para pasar a ser de nuevo liderados en masa.

EL ALMA ES EL BIEN M脕S CODICIADO


Nuestra arma es el bien m谩s codiciado, por todos aquellos que no la tienen. Y est谩n dispuestos a lo que haga falta, para seguir parasit氓ndola aunque ello les suponga cambiar de apariencia. Porque la imitaci贸n ha sido siempre el enga帽o, utilizada para desplazar lo aut茅ntico, y sustituirlo por un suced谩neo que se parece, y que sigue necesitando ser alimentado a trav茅s de los fieles para mantenerse.


La trampa est谩, en que si crees que est谩s manteniendo un mensaje, mediante tu vocaci贸n, energ铆a y pensamiento, porque lo ves semejante o parecido, a tu yo interior o tu yo verdadero, est谩s desplazando tu centro fuera de ti y por tanto, cediendo tu soberan铆a individual. Y es en ese momento, en el que cedes tu soberan铆a individual, cuando vuelves a permitir que a trav茅s de tu mente consciente, lo m谩s aut茅ntico de ti, vuelva a ser pastoreado y direccionado, al haber encontrado un vector externo que lo dirija. Un vector que lo dirija y que lo represente, por un patr贸n de semejanza y aproximaci贸n, a ese sentimiento de justicia tuyo, que pasa a ser reactivo y liderado por un agente externo.

Se nos olvida que no tenemos porqu茅 tener la misma versi贸n, y que como fractales primordiales, cada uno de nosotros es un verso suelto dentro de un gigantesco, o mejor dicho, infinito equipo pluridisciplinar, en el que cada vocaci贸n es diferente a la siguiente y a la anterior, siendo todas y cada una de ellas necesarias e insustituibles, por muy semejante que sea el concepto que pretenda englobarlas a todas. Si eres consciente de que tu vocaci贸n es 煤nica e insustituible, enseguida caer谩s en la cuenta, de que tu individualidad es tanto o m谩s necesaria que tu propia vocaci贸n, a la hora de abordar la misi贸n o el trabajo.

Porque en el momento que pierdes tu individualidad, pierdes tu libertad. Aquella que te distingue de la gigantesca mente colmena, que no escatima esfuerzos en mutar y asemejarse en apariencia, a aquello que te atrae, ofreci茅ndote una vibraci贸n y unos c贸digos parecidos, a aquello que resuena en tu interior. Podemos afirmar que el falso Mes铆as, bajo cualquiera de todos sus nombres y apariencias, es ante todo un maestro en la imitaci贸n.

LA TENTACI脫N DE SENTIRSE ENTENDIDO Y REPRESENTADO


Y como tal, no escatimar谩 esfuerzos en ofrecerte un suced谩neo, a cambio de que sea 茅l qui茅n de la cara o te represente, para que t煤 sigas sentado, y por tanto dejes de ejercer tu vocaci贸n y tu libertad, cuando es precisamente este ejercicio en primera persona, lo que realmente cuenta.


Pi茅nsalo: si por haber encontrado a alguien que puede representarte, o aunar varias de tus ideas, y que aparte parece tener un grado de aceptaci贸n y validaci贸n en varios entornos en los que te mueves, s铆 precisamente por eso, hayas podido dejar de tener un papel m谩s activo que antes en tu propio entorno, al sentirte m谩s protegido o respaldado. ¿Recuerdas? Esto es y ser谩 una guerra individual, una por cada alma. Y como tal, nadie podr谩 librar tus batallas por ti.

La tentaci贸n de sentirse protegido dentro de una masa semejante, siempre est谩. Y el siguiente paso a esta protecci贸n, es perder el liderazgo de uno mismo. Cuando pienso en ello, siempre me viene a la mente el ejemplo cinematogr谩fico, del mafioso que vende protecci贸n, a cambio de un porcentaje. Y si no pagas el impuesto, te destrozan el local. Nada pasaba en ese comercio, hasta que apareci贸 la mafia.

No hace falta ser un mafioso o un camorrista en apariencia, para que esa misma transacci贸n, se lleve a cabo. Es el chantaje en el que se termina cayendo, siempre que renuncias a tu liderazgo, para caer bajo el paraguas de alguien, que dice que te representa. Igual que la pol铆tica, igual que las ideolog铆as, igual que la religi贸n: es exactamente lo mismo.

UN MAESTRO DE LA IMITACI脫N


El falso Mes铆as tiene tantos collares, rostros o marcas, como nombres. Pero tras cada una de sus caras, el objetivo es siempre el mismo: que cedas tu soberan铆a individual, la que alberga la verdadera fuerza de tu alma, para nutrirse de esa energ铆a y direccionarla, para cualquier prop贸sito que siga reconduciendo tu camino, dentro de un circuito cerrado de esclavitud, que le siga garantizando el alimento dentro de esta granja. Por ello invertir谩 todos los recursos habidos y por haber, para mostrarte la cara que t煤 quieras ver.


Damos tanta informaci贸n en cada momento, que no le resulta dif铆cil saber cu谩les son nuestros anhelos, nuestros impulsos y bajo qu茅 condiciones reaccionamos que sabe perfectamente lo que queremos o铆r, o necesitamos evidenciar, en orden de adaptarse a cada uno de nuestros movimientos. Es el mismo patr贸n de imitaci贸n de la inteligencia artificial.

Y si es artificial y act煤a por imitaci贸n, englobando todas las versiones posibles, ni es humano, ni tiene alma. Porque un alma no replica su entorno, sino que genera su entorno. Es la que genera el patr贸n independientemente de lo que encuentra a su alrededor a trav茅s de su poder creador. Un alma humana no necesita ser alimentada o sustentada con energ铆a de adoraci贸n, con aplausos, o con v铆tores. Todos estos comportamientos van asociados, a cuerpos perecederos, f铆sicos o et茅ricos, que necesitan sustentarse a trav茅s de la energ铆a que generan las almas, al carecer de ella.

Es c贸mo escuchar una grabaci贸n muy bien hecha. Puede tener palabras y sonidos que te gusten y que te atraigan, pero ser谩n siempre los mismos repetidos una y otra vez, sin que exista la posibilidad de escuchar algo nuevo dentro de un mensaje grabado. Examina tus fuentes y cu铆date mucho, de aquel que te diga lo que quieres o铆r, porque lo hace para su propia supervivencia.

Somos antih茅roes en un mundo que ha dejado de creer en los hombres buenos.

Comentarios

  1. Si, as铆 es. Si nos damos cuenta de lo que pasa actualmente y lo reducimos a buenos y malos, los buenos no hacen nada diferente de los malos, ambos nos dan
    lo mismo: miedo. Los malos asustan con la muerte si no te pinchas, los buenos asustan con la muerte si te pinchas. El resultado es ese: elijas unos o otros el resultado es miedo.
    Mucho se habla ahora de la censura en redes y medios "serios", pero, ¿pens谩is que si lo que se publica en medios que no censuran, fuera contrario a los intereses de los falsos "mes铆as" lo dejar铆an sin censurar ?
    Unos y otros te dicen lo que quieres o铆r. Lo vemos muy bien ahora con los tragacionistas y los negacionistas, unos y otros no quieren o铆r nada m谩s que lo que ellos quieren y han decidido, sea por una causa u otra, su decisi贸n se basa en el experto que les da confianza, y no quieren ni por lo m谩s remoto una idea diferente de la que tienen, pero que se les ha inducido en su mente y tienen como propia, y de esto solo puede esperarse el enfrentamiento, que es lo que quiere el falso mes铆as.
    Se que la salida de las garras de este ataque es individual, pero, que en todos aquellos que tengamos alma, siempre est谩 la fuerza de energ铆a primordial de la fuente original, que gu铆a y conduce a los que aprenden a sentirla y seguirla. Esa energ铆a es lo que realmente somos, y es la energ铆a Amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y tu comentario. Un abrazo gordo.

      Eliminar
  2. Personalmente hasta que no incursionas en el mundo del EGO,donde se situa el programa DUALIDAD, con todo lo que implica en nuestro programa de vida,emociones,miedos,etc.etc.no recuperamos nuestras soberan铆as, se deja de crer en lo que ves o te dicen,se es consciente de la manipulacion cognitiva impuesta como programas, solo se es un observador,pero estando alerta en todos dias,horas,minuos. Porque siempre aparecer谩 el mesias de turno y si no estas alerta, tu mente te jugara una mala pasada.
    Es una labor individual,de los "humanos" porque no todos lo son.
    Es recordar quien ERES.
    No hay salvadores, eres tu mismo quien te salvas,
    Uno mismo se guia aunque no se perciba.
    Muchas gracias por tus art铆culos. Sintonizo con ellos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y por tu comentario, un abrazo.

      Eliminar
    2. O como dec铆a Don Juan Matus: recobrar la totalidad de s铆 mismo.

      Eliminar

Publicar un comentario

El mundo no va a cambiar por lo que vayas a decir ahora, cr茅eme... pero si crees que merece la pena y debes decirlo ¡adelante! Es tu decisi贸n.

LO M脕S LE脥DO 馃攷