NO CEDAS TU PODER CREADOR ✋

El arte de la guerra se basa en el engaño. Por lo tanto, cuando es capaz de atacar, ha de aparentar incapacidad; cuando las tropas se mueven, aparentar inactividad. Si está cerca del enemigo, ha de hacerle creer que está lejos; si está lejos, aparentar que se está cerca.

― Sun Tzu, El Arte de la Guerra


La mejor manera para que seas consciente de lo que realmente ocurre, y no te pares a pensar, es un continuo bombardeo de información. Que no tengas tiempo ni de digerir la ni de analizarla. Que no mires más allá, mientras quitas tu foco de atención, de las cosas que sí te afectan y sobre las que sí puedes actuar. La distracción, es la primera de las estrategias del control de masas.

CÓMO BAJAN TU CAPACIDAD DE REACCIÓN


Si además, todo lo que te llega es información negativa sobre problemas y conflictos, sobre los cuales no puedes actuar o influir directamente, conseguirán que tengas la mente ocupada y no solo eso, preocupada, de forma que puedas ser más fácilmente manipulado emocionalmente, al estar tu estado de ánimo bajo.


Quién tiene tus emociones, te tiene a ti. Mientras estás preocupado, y tu centro de atención se encuentra polarizado, hay otras muchas cosas que suceden a tu alrededor, que pasan desapercibidas ante tus ojos, mientras tu mente sigue ocupada por ese conflicto, sobre el que estás siendo sobreinformado, y sobre el que no puedes influir.

El objetivo de esta dinámica, es precisamente que te sientas impotente ante lo que se te impone, de forma que tu capacidad de reacción quede disminuida, y puedan colarte todo lo que quieran, sin que le prestes atención a lo que sí te afecta directamente, sin que reacciones. ¿Por qué crees que lo hacen de esta manera?

Todos los cambios vienen, siempre, desde un primer movimiento, una acción individual. De hecho, es más fácil controlar a una masa polarizada, que a un solo individuo. Si consiguen que tu conciencia, a nivel individual quede coartada, estarán previniendo ese golpe de reacción, que cualquiera de nosotros es capaz de dar, para cambiar las cosas.

¿PARA QUÉ EMPLEAS TU PODER CREADOR?


Esto sería en resumen, lo que nos afecta en un plano mental y sus consecuencias en lo material. Todo quedaría ahí, si no fuera porque siempre miramos más allá de lo que vemos, porque si no, no estarías aquí. Una sola mente, tiene el poder del cambio en sí misma, a través de las decisiones que toma, para materializarlas en el mundo real, en diálogo directo con su misma esencia.


Una mente que ha sido educada, condicionada y adiestrada, pone al servicio de quien dicta sus decisiones, su poder creador capaz de materializarse en la realidad. Es por esto, que no da igual lo que tengamos en la cabeza. No da igual, porque nuestra esencia, nuestra alma, se expresa en el mundo que nos rodea, a través de las decisiones que decidimos ejecutar, con la mente como instrumento.

Si polarizas, si encajonas tu propia mente, estás dando consentimiento expreso o implícito, a que tu misma esencia sea subordinada, como un mero instrumento de aquél que dicta las reglas, para no salirte de su ámbito de influencia, de forma que tu poder creador es desviado y direccionado, hacia la creación de una realidad, que no te pertenece a ti.

Estás cediendo tu poder creador, a quien carece de él, por carecer de esencia propia con la que crear y transformar la realidad. Utilizamos nuestro poder creador, exactamente para lo que nosotros mismos elegimos. Muchas veces esta elección, no la hacemos verbal o meditadamente, simplemente actuamos de facto, sin pensar, dando un consentimiento expreso a través de nuestros actos.

LOS CONTRATOS ATAN MÁS ALLÁ DE LO QUE VES


Una parte de nosotros, aquella que entiende lo que debemos hacer y lo que no, en base a nuestra naturaleza almada, tiene las cosas muy claras. El problema es, que nadie te pregunta qué tipo de bolígrafo has utilizado para firmar un contrato. Lo importante es que lo has firmado. Y deshacer un contrato, siempre es más complicado, que ser realmente consciente de lo que estás haciendo.


Es por eso que es tan importante, que tengamos esos momentos de escucharnos a nosotros mismos, sin hacer preguntas esperando a que nos contesten. Sin reclamaciones ni ruegos. Nosotros somos los únicos que tenemos la respuesta, y sabemos lo que tenemos que hacer, porque en un plano más o menos consciente, del que quizás no tengamos recuerdos dentro de este entorno, esa decisión fue ya tomada.

Firmar un contrato, hacer un ruego, pedir algo cuando no nos sentimos capaces de conseguirlo por nosotros mismos, es algo que indudablemente nos ata. Si fuésemos capaces de ver con nuestros ojos, los canales, los candados, los cables, las ataduras y los compromisos que se generan, desde nosotros hacia estas entidades, que están muy pendientes, de todo aquello que pueda suponer que sigamos manteniendo una mentalidad de esclavo, te garantizo que nos plantearíamos muy seriamente, el dejar de hacerlo.

¿Quién crees que recoge toda esa energía? ¿hacia dónde crees que va tu pensamiento y tu voluntad? En el momento que delegas tu libertad individual, estás cediendo esa energía a otro ente, el cual si pudieras conocer su forma, o verlo como me puedes ver a mí, se te quitarían las ganas de hacerlo. Toda esa energía que estás destinando a pedir, en lugar de hacer las cosas por ti mismo, es energía que pierdes y contratos que sellas.

¿A QUIÉN LE PIDES? ¿A QUIÉN RECLAMAS?


Contratos que te atan, a través de una promesa incierta, a entidades que utilizan este medio, para perpetuarse a través de esta energía que les estás dedicando. Si estas entidades para subsistir, necesitan alimentarse de ti, a través de tus ruegos, tu pensamiento e intenciones… si estás entidades, necesitan ser reconocidas de alguna manera, por ti para que ese ruego funcione ¿Quién crees que tiene más poder? ¿tú o ellas?


Tenemos un camino duro lleno de dificultades, todas ellas encaminadas a hacernos creer que por nosotros mismos no podemos, y que necesitamos depender de alguien. Pero en esta dualidad de la 3D, todo tiene una doble lectura: todas esas dificultades, despistes y distracciones, son también en cada una de ellas, una oportunidad para dar nuestra mejor versión.

¿Y cuál es nuestra mejor versión? Aquella que nos alinea en coherencia con nosotros mismos, la que consigue que nuestra mente, nuestra alma y nuestro cuerpo, expresen lo mismo, sin contradicciones entre sí. Tenemos tantas oportunidades, para ser nuestra mejor versión, cómo tentaciones de abandonar.

Solo depende de nosotros, ser fieles a nosotros mismos, consecuencia directa de creer en nosotros mismos. Es el único compromiso que debemos tener en cuenta, y eso no se lo tenemos que pedir a nadie. Nos merecemos nuestra mejor versión. Es la mejor manera de manifestarnos dentro de esta limitada realidad.

Somos antihéroes en un mundo que ha dejado de creer en los hombres buenos.

Comentarios

  1. Efectivamente nuestra mejor versión es la coherencia con nosotros mismos,la llave que abre la puerta de salida.
    Aunque salgamos con magulladuras,dolor,tropiezos.
    Para mi es la gran experiencia,de la cual obtengo un aprendizaje inconmensurable y que me llevaré para mi crecimiento evolutivo,como Ser Humano.
    Deseo para todos la misma oportunidad.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Ya llevo mucho tiempo intentando cambiar reaccionar por responder. Pocas veces lo consigo. Aún así, cuando me doy cuenta de que lo consigo, veo que responder en luger de reaccionar me abre una nueva perpestiva de mi mismo. Difícil, pero trascendente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

El mundo no va a cambiar por lo que vayas a decir ahora, créeme... pero si crees que merece la pena y debes decirlo ¡adelante! Es tu decisión.

LO MÁS LEÍDO 🔎