CORTAR LOS CABLES DE LA MATRIX 🔋🔌✂️

Todo ser humano en este planeta aunque no lo sepa, está implicado.

― Manu M. Manual del Guerrero Interdimensional, libro I


Imagina que un día sales a la calle, y nada más cruzar el portal, te dieras cuenta que a tu alrededor, apenas hay un espacio de paso libre entre todo un entramado, de cables e hilos qué a modo de telaraña estuvieran adheridos masivamente a todas las personas con las que te cruzaras y sobre otras tantas superficies. Que nadie salvo tú, fuese capaz de ver esta gigantesca red de cables múltiples, qué a modo de hilos de marioneta, subieran todos hacia arriba, a varias localizaciones dispersas perdiéndose hacia arriba sin tener un punto de origen claro.

Imagina que no necesitarás unas gafas como en They Live, para decodificar el verdadero aspecto de muchas de las personas con las que te cruzas en el día a día, sin necesidad de apuntar necesariamente a los altos niveles o élites. Que pudieras interpretar el campo energético que desprendemos y que nos rodea.

Y como ese aura que nos rodea, no es igual para todo el mundo, y que a esta protección se adhieren a modo de parásitos, innumerables dispositivos y entidades, que parecen no tener nada mejor que hacer, que pegarse como lapas y sanguijuelas con el único fin de alimentarse.

Imagina además una diversa fauna, dispersa en unos casos, y adherida a nuestros cuerpos energéticos en otros, siendo los peores los que ya han conseguido agujerear esa barrera, hasta entrometerse dentro de nuestro organismo. Que nadie salvo tú se diera cuenta, de todo este ecosistema superpuesto que nos afecta continuamente, y que no somos capaces de percibir a simple vista… al menos por el momento.

¿DONDE ESTÁS REALMENTE?


Ahora piensa un poco más a lo grande, y extrapola todo ese ecosistema superpuesto qué has conseguido ver en tu entorno a un nivel más amplio: primero empezando por tu ciudad, después por tu provincia, escalando a tu país, continentes y por último viéndolo desde arriba a nivel mundial.


Dime si al menos no te merece la pena, preguntarte dónde estás realmente y qué es lo que puedes hacer con tus propios medios, para decodificar este ecosistema que se entremezcla con el nuestro, no solo en el plano físico, sino también en la dimensión en la que habitas, y su relación y comunicación con otras realidades, para las cuales no es necesario plantearse un viaje espacial, ya que se encuentran todas aquí, en un campo de juego interdimensional, en esta Matrix y más allá de la misma.

Lo primero es hacernos conscientes de lo que estamos hechos, qué es lo que somos realmente, y tener muy claro, que a este mundo no venimos para entrar y salir limpitos, ni para recibir un premio a la participación o al merito. Llámalo experiencia si quieres, y puedes tomar esta experiencia como mero espectador, o como parte activa. No seré yo quien le dé lecciones a alguien, sobre lo qué hacer con su vida, o qué actitud tomar, pero siendo consciente de todo esto, de lo que se ve y de lo que no se ve, no me da igual estar dentro de una explotación, que fuera.

Más allá de una Rebelión en la Granja, o de 1984, que nos dejan un marco muy reducido en cuanto a lo que es la verdadera esencia del ser humano, en cuanto a su libertad y a su margen real de poder influir en el medio que le rodea, si realmente nos importa esto, la solución está bastante más relacionada con lo que no se ve, que con lo que se ve.

NO ES UNA PIRÁMIDE DE PODER


Es una corporación relacionada transversalmente, en varios niveles de realidad, más allá de esta tercera dimensión. Si nuestros cinco sentidos, son un factor limitante que nos encierra en una jaula de percepción, para que sigamos siendo alimento, tendremos que ir más allá.


¿Hacia dónde van esos cables que no se perciben a simple vista? Y aceptando nuestra condición, conscientes de nuestra esencia álmica ¿Hasta qué punto podemos evitar que se nos explote como ganado? ¿Dónde está nuestro verdadero margen de actuación? ¿Hasta qué punto depende de las condiciones del entorno, y hasta qué punto depende de nuestro libre albedrío, el continuar siendo parte de esta industria invisible? ¿Quién se ve o se cree con derechos de explotación sobre este reino y los seres que lo habitamos? ¿Es esta situación revocable desde nuestra condición?

De todas estas preguntas, la última es quizá la más práctica. El conocimiento solamente tiene valor si es aplicado o aplicable. Tener información de por sí, por muy estructurada que esté, no es un valor en sí mismo, salvo si eres una entidad artificial y esta es tu única función y sentido de ser ¿te suena esto de algo? ¿de qué nos sirve el conocimiento si no lo pasamos a esta experiencia?

Y expresándolo en varios niveles: si tenemos este conocimiento, estás nociones, o esta intuición, o esta información y no la aplicamos para cambiar nuestro estatus desde nuestra condición ¿por qué no lo hacemos? Desde luego que el diseño limitado de nuestro avatar, tiene su razón de ser, para que no podamos percibir la realidad, en todo su ancho de frecuencia.

ACCESO A LA INFORMACIÓN ÁLMICA


Si nuestra percepción, nuestros sentidos y nuestra forma de captar el entorno, fuera más abierta y viéramos todo lo que nos rodea, no necesitaríamos plantearnos estas preguntas. Respuestas limitadas dentro de una realidad limitada. Si empezamos a pensar en jerarquías y niveles de realidad, dentro de la Matrix, podemos estar infinitamente perdiéndonos en clasificaciones de estos niveles sobre los que actuar, a modo de meros taxonomistas, actuando de forma reactiva en base a estos niveles de conocimiento.


Como si fuésemos operando en un nivel tras otro, realidad tras realidad, buscando bandas de frecuencia concretas. De todo lo hablado hasta ahora, no hemos salido de Matrix, estaríamos entretenidos entre todas las capas de la cebolla. Con la sensación de que estamos avanzando, pero dando vueltas dentro de uno de los muchos laberintos, de los muchos niveles de realidad.

No somos robots que clasifican. Somos almas, y como tales, fractales primordiales. Y si caemos en la consciencia real de lo que esto significa, tenemos acceso a todas las frecuencias infinitamente altas infinitamente bajas, y eso nos da margen para operar en todos los niveles de realidad. No es que te lo tengas que creer, es que lo tienes en ti, si sabes lo que eres realmente.

Entre creer y saber hay una diferencia: lo que llamamos aprender, no es más que descubrir algo que nos resuena y que conecta con nosotros en nuestra esencia, por ser un conocimiento que de alguna manera nos es familiar. Es por así decirlo, destapar aquello que nos estaba oculto hasta el momento de destaparlo. Recuerda que como fractal primordial, eres parte del todo y el todo en sí mismo, ya se encuentra en ti.

CÓMO CORTAR LOS CABLES


De igual forma que el ecosistema superpuesto que describíamos antes, forma parte de la red parasitaria, que nos trata como materia prima de su industria energética. También existen formas de cortar el suministro, y que esta energía que entregamos sin consciencia, se quede dónde se tiene que quedar: o sea, en nosotros, y pueda ser instrumentalizada a través de nuestro poder creador, para transformar nuestra realidad.


Obviamente, a los titulares de los derechos de explotación de la llamada granja prisión, no les va a gustar y van a reaccionar, porque ellos son deudores y esclavos a su vez, dentro de la jerarquía de su corporación arconte, pero hay que dejarles claro una cosa: por aquí no se pasa.

Esos cables son lazos energéticos, que te atan a personas, también a entidades y a canales de distribución más amplios, que forman parte de una red, cuyo único fin es abastecerse, de la energía que generas, a través de los vínculos en los que no tienes conciencia de estar entregando energía emocional, energía sexual o energía de adoración. En todos los casos, tanto de alta como de baja vibración.

Todo esto no pasaría de metafísica, si no es porque se puede de hecho, acceder a este entorno, de forma consciente y protegida, siempre y cuando se tenga la prudencia suficiente. Si vemos todo este entramado corporativo, como una fauna de entidades parasitarias, hemos de tener presente que si tú les ves a ellos, ellos te pueden ver a ti. Y que si les cortas el alimento, harán todo lo posible por recuperarlo.

MANUAL DEL GUERRERO INTERDIMENSIONAL



Puedes acceder a esta información de forma más concreta y detallada dando pasos concretos, en el orden correcto, en el canal de Manu M. El Guerrero Interdimensional. Es la vía más limpia y más acertada, que he encontrado hasta el momento, para dar el paso de la mera información, a acceder a este entorno de forma activa. Te marco a continuación cuáles son los ejercicios básicos y el enlace de Amazon a su Manual del Guerrero Interdimensional, dónde puedes comprobar todo esto en primera persona.


Comentarios

  1. Anónimo18:43

    Deseando empezar a leerlo, gracias Manu por tu gran aporte. Desde que te descubrí eres mi imprescindible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

El mundo no va a cambiar por lo que vayas a decir ahora, créeme... pero si crees que merece la pena y debes decirlo ¡adelante! Es tu decisión.

LO MÁS LEÍDO 🔎